El tiempo de flotación puede durar hasta un mes en condiciones de manejo y temperatura normales. La realidad es que el tiempo de flotación acostumbra a ser mucho mayor siempre y cuando el globo se conserve en un interior a temperaturas de entre 18 y 32 grados. El frío hace que los globos de foil (metálicos) se contraigan, volviéndose a expandir en una temperatura cálida.